Proyecto escolar de recolección de agua espera contribuir a escasez hídrica de la localidad El Manzano

La iniciativa lleva por nombre “Cada gota cuenta” y es dirigida por la profesora Verónica Espinoza en conjunto con estudiantes del Liceo Nicolás Federico Lohse Vargas de la comuna de Los Vilos.

Desde hace más de una década que la crisis hídrica ha afectado a diversas localidades de la Región de Coquimbo, provocando estragos tanto en las actividades económicas como en la vida diaria de las personas. En consecuencia de este fenómeno, organismos gubernamentales, entidades locales, instituciones de educación, especialistas en la materia -entre otros- han manifestado su preocupación, por lo que se han implementado diversas medidas y acciones en la zona para revertir esta situación.

En este contexto, uno de los principales propósitos que tiene el Programa ICEC, es incentivar propuestas que aporten a las problemáticas reales, presentadas en las comunidades regionales. Por ello, se enfatiza en los cambios metodológicos que deben realizar los profesores en sus prácticas pedagógicas, donde serán los mismos estudiantes quienes indaguen y busquen dar soluciones a lo que está ocurriendo en su entorno, reflejando el real sentido de las ciencias en la educación.

Uno de los casos que destacan, es el trabajo realizado por la profesora Verónica Espinoza y los estudiantes de tercer año medio Martín Leiva y Aranxa Godoy del Liceo Nicolás Federico Lohse Vargas, quienes idearon el proyecto “Cada gota cuenta” bajo el espíritu de apoyar a sus compañeros que se encuentran afectados por la crisis hídrica de la zona y que se ven impedidos del abastecimiento de agua para consumo humano, vegetal y animal.

“En una conversación con la directora Sonia Rodríguez de la Escuelita Rural unidocente de El Manzano, nos señaló la dificultad de mantener los espacios verdes del establecimiento, dado que el agua sólo estaba disponible para consumo humano. Esta situación motivó a los estudiantes a buscar la manera de contribuir con un sistema que permita, en parte, apalear esta problemática. Así, observaron que el Liceo contaba con sectores húmedos y en ocasiones se formaban pozas en los lugares donde se encuentran las bajadas de agua, perdiéndose por evaporación o absorción del suelo, sin ser utilizada. Se les ocurrió recolectarla, almacenarla y buscar ayudar a la municipalidad para transportar el agua al Manzano” agregó la profesora. 

De esta manera, a través de la iniciativa y en colaboración con el Municipio de Los Vilos, se enviaron 4 entregas de 160 bidones de 6 litros cada uno, para que pudiesen ser utilizados tanto en el huerto de la Escuelita, la cual posee certificación ambiental, como también en la Municipalidad para la sanitización de la calle de Los Vilos. A la fecha, se han recolectado 8 mil litros más, los cuales se esperan poder despachar una vez culmine la crisis sanitaria.

Sin duda alguna, este tipo de proyectos impacta en el proceso de aprendizaje de los estudiantes, al ser una experiencia práctica que nace desde una problemática cercana. Por lo demás, desde temprana edad van adquiriendo competencias científicas que futuramente podrán utilizar para desarrollar otro tipo de iniciativas.

“Nuestra percepción como estudiantes frente a los trabajos de investigación es muy buena, ya que nos ayudó a comprender y aprender las estructuras y métodos para realizar una investigación científica, además lograr desarrollar y perfeccionar habilidades como exponer frente a una audiencia, el orden, la responsabilidad, la paciencia, entre otras cosas. También nos ayudó en poder contribuir de alguna manera a la escasez hídrica que afecta a los sectores más alejados con sólo recolectar agua que  generalmente se pierde todos los días sin ser utilizada, aplicando un método tan sencillo que en muchos lugares se aplica y que cualquiera pude realizar”, expresaron los escolares.

Como proyección, la profesora y estudiantes esperan poder instalar un sistema en todas las bajadas de agua del establecimiento, que permita recolectar y potabilizar cada gota y así disponerla en los sectores más necesitados.

La importancia de la ciencias en la educación

Cabe señalar, que el Programa ICEC es una iniciativa gubernamental de carácter nacional que surge con el propósito de mejorar la calidad de la educación científica. De esta manera, docentes de distintos establecimientos públicos participan de cursos que abordan elementos esenciales de la enseñanza y el aprendizaje de las Ciencias Naturales.

Actualmente, son 13 universidades chilenas las que implementan el Programa, y en el caso de la Región de Coquimbo, la encargada de dirigirlo es la Universidad de La Serena. Desde el año 2015 se han realizado diferentes cursos de especialización en las comunas de Monte Patria, Coquimbo, Los Vilos, Combarbalá, La Higuera, Illapel, La Serena Punitaqui y Río Hurtado. Ya en el 2018, se sumaron los cursos rurales para escuelas multigrados ejecutados en las comunas de Ovalle, Punitaqui, Combarbalá, Coquimbo, Paihuano, Vicuña y La Serena.

Realicé el curso de especialización durante el 2016 con la profesora Marta Madrid,  y fue una experiencia que me sacó de mi zona de confort, donde yo era la profesora y  ellos mis estudiantes separados por una tarima; me di cuenta que esa actitud, no sólo me alejaba de ellos sino que mis contenidos no lograban motivarlos. Es así que los profesores que estuvieron a nuestro cargo y al compartir con otros colegas de diferentes sectores y subsectores en el curso, hicieron cambiar mi forma de pensar y actuar frente a mis prácticas pedagógicas, los trabajos colaborativos entre mis colegas han dados frutos super importante en la educación científica” concluyó la profesora Verónica. 

Fuente: Daniela Ledezma, Programa ICEC

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *